Oveja Negra

REESTRENO...


29 de diciembre de 2017

Oveja Negra

Hector "Gringo" Amichetti, Secretario General de la Federación Gráfica Bonarense, analiza el descalabro económico desanunciado por el gabinete de Mauricio Macri.

Click en la foto para ampliar

por Héctor "Gringo" Amichetti

Cuando el neoliberalismo recuperó el control del gobierno en Argentina, un peso era igual a 9,76 dólares.

Al culminar su primera semana de gestión, 1 peso era igual a 13,95 dólares.

Con una devaluación inicial del 43% la inflación del año 2016 se elevó a 40,7%.

El día de los inocentes del año pasado, un peso era igual a 15,50 dólares y los inocentes de este año se van a dormir con un dólar a 19,46.

Desde que el ingeniero Macri se colocó la banda presidencial, su gobierno provocó una devaluación que araña el 100% y la inflación supera el 63%.

Advierto que la flotación dura hasta que se pincha el salvavidas y ya sabemos que en tal circunstancia, el que no sabe nadar se ahoga.

Un panel de cuatro payasos instrumentados por el poder corporativo intentó dar hoy al pueblo argentino explicaciones satisfactorias acerca de la marcha económica del país.

Difícil convencer a gran parte de la población que es castigada por ajustes de salarios y jubilaciones y por los brutales tarifazos que se anuncian minuto a minuto, de que todo va bien.

Más difícil aún es que aquellos argentinos y argentinas, con edad y conciencia suficiente, le crean una sola palabra al presidente del Banco Central que es la misma persona que participó en una estafa al país con la deuda externa calificada por entonces con el grandilocuente nombre de "megacanje".

¿Cómo se puede confiar en los hombres que fueron artífices del estado económico nacional que hizo estallar por los aires a la Argentina a fines de 2001?

Uno de ellos nos explica con términos educados que después de promover durante dos años la timba financiera con la excusa de contener la inflación fracasaron en el objetivo.

Reconoce, sin decirlo expresamente, que los que no fracasaron han sido unos pocos jugadores que se llenaron de plata yendo del dólar a las lebac y de las lebac al dólar.

No dice que esos mismos especuladores comenzarán ahora a hacer negocio por otras vías con la devaluación.

El otro intenta convencernos de la fenomenal ventaja que representa para el país volver a un estado de deuda eterna.

Esconden los cuatro panelistas que "grandes empresarios" argentinos ocultan en la red global de guaridas fiscales una suma de dinero equivalente al 80% del PBI.

Nada más y nada menos que unos 480 mil millones de dólares generados con la explotación de las riquezas nacionales y el esfuerzo del trabajo argentino, que se fuga del país evadiendo impuestos.

No niega el Ministro de Finanzas de Argentina que de los 127 millones de pesos que nutren su fortuna personal tiene un 7% en el extranjero, tampoco el presidente del Banco Central oculta que tiene un 70% de sus 27 millones de pesos depositados fuera del país, ni el Ministro de Hacienda que de los 97 millones de pesos que tiene declarados como fortuna personal, el 88% está bien lejos de las fronteras nacionales.

Eso sí, todos ellos aconsejan desde el panel al conjunto de los argentinos pensar en pesos porque viven en éste país.

Para los cinéfilos acostumbrados a ver varias veces la misma película, lo de hoy habrá sido algo así como una repetida escena que nos adelanta nuevamente un trágico final.

Hace falta que la multitud de compatriotas convertidos en meros espectadores, comience a trasformarse de manera urgente en una verdadera masa de activos protagonistas.

The End.

 

* Secretario General de la Federación Gráfica Bonaerense, integrante de la Corriente Federal de los Trabajadores. 

Compartir esta nota en