Oveja Negra

PRESIDENTE, FELIZ DÍA NACIONAL DE LA MENTIRA


16 de noviembre de 2016

Oveja Negra

Click en la foto para ampliar

Hace apenas un año, tenía lugar el debate presidencial que tanto reclamaste durante la infame campaña que te depositó en la Presidencia. La gendarmería mediática que blindó tus negocios, tu ignorancia, tu pensamiento reaccionario y retrógrado, tu pasado de contrabandista, tus procesamientos y tu incapacidad política, lo celebró como el más alto ejercicio de republicanismo democrático conocido en la historia.

Ni un año pasó y aquellos medios que tanto te protegieron, han logrado volver a consolidar el monopolio de la palabra. Aprovechan hoy el silenciamiento paulatino de las voces de nuestro pueblo, para esconder el libreto cínico e hipócrita que repetiste balbuceante en aquel debate, y con ello sepultar en el olvido las mentiras que repetiste hasta el cansancio durante toda la campaña presidencial.

Hoy repasábamos la Carta Abierta que Rodolfo Walsh le escribió a la dictadura militar a un año de su gestión de gobierno. ¿Sabes que decía? Que la política económica de la dictadura castigaba a millones de seres humanos a la miseria planificada, y que eso constituía un sufrimiento aún mayor que los crímenes que sacudían al mundo civilizado.

Le sacaste del bolsillo a los trabajadores y los más humildes la mitad del salario real, y se lo transferiste a un puñado de empresas.

Decía que “en un año han reducido ustedes el salario real de los trabajadores al 40%”, eso mismo que hiciste vos con la brutal devaluación que anunció Prat Gay entre sonrisas, con la mentira de que llegaban para reparar el valor real del dólar, y asegurarle a los ahorristas la compra de divisas.

Le sacaste del bolsillo a los trabajadores y los más humildes la mitad del salario real, y se lo transferiste a un puñado de empresas, a las mismas que le aseguraste que regresen los dólares fugados al extranjero con una ley de blanqueo de capitales. Walsh decía que la dictadura había “disminuido la participación de los trabajadores en el ingreso nacional al 30%”. En aquel debate negaste que fueran los laburantes los que iban a pagar el costo de la devaluación y el ajuste que ya tenías planificado.

En la carta, Walsh acusaba a la dictadura de “haber elevado la desocupación al record del 9%”. Vos lo llevaste más lejos. Regresaste después de diez años la desocupación a dos dígitos, y eso apenas si tenemos en cuenta lo que tu INDEC reconoce como despidos en el mercado formal. No se te cayó la cara de vergüenza durante el debate para decir que no iba a haber despidos, y que la verdad, iba a generar mejores niveles de empleo.

Nuestros hijos, hijas, nietas y nietos van a pagar las consecuencias del brutal ciclo de endeudamiento externo que volviste a instalar.

En apenas un año repetiste los lineamientos generales de la política económica de aquella dictadura, y la llevaste más allá aún. Asumiste la presidencia de un país desendeudado, y en un año, vamos a terminar con 90.000 millones en títulos de deuda emitidos. Le volviste a entregar las cuentas al FMI para que las audite y te vuelva a exigir profundizar el ajuste que estás llevando adelante. Nuestros hijos, hijas, nietas y nietos van a pagar las consecuencias del brutal ciclo de endeudamiento externo que volviste a instalar.

Liberalizaste las importaciones. Nos queres hacer creer que el año que viene vamos a comprar tablets y computadoras a la mitad de su valor. Pero no podes reconocer que el caballo de las importaciones libres, está forzando el cierre de miles y miles de pequeñas y medianas empresas productivas e industriales.

Destruiste el consumo popular, y más de seis mil comercios ya cerraron sus puertas. Sus laburantes están en la calle, y vos bailas con alegría en los palcos que te ofrece la Sociedad Rural para aplaudir que los eximiste de retenciones. Lo mismo que hiciste con Techint y las mineras.

Cada día más pibes dejan de comer en sus casas y vuelven a los comedores comunitarios. Se vuelven a abarrotar los comedores escolares para garantizar su único alimento del día.

Le estás haciendo optar a millones de compatriotas entre pagar la factura de luz y gas, o poner un plato de comida arriba de la mesa. Y nos dijiste en aquél debate que no tenías previsto un tarifazo. Ayer nomas, le condonaste una deuda a las principales empresas energéticas del país. Lo que parece joda, no lo es. Lo que parece un exabrupto, termina por transformarse en un crimen.

Cada día más pibes dejan de comer en sus casas y vuelven a los comedores comunitarios. Nuestras pibas y nuestros pibes, vuelven a abarrotar los comedores escolares para garantizar su único alimento del día, mientras vos seguís desfinanciando la salud, la educación y la seguridad social.

Le prometiste a nuestras viejas y viejos una reparación histórica, y les entregaste miseria para garantizar el blanqueo de capitales. Le clausuraste la posibilidad de jubilares a millones que soñaban con acogerse a una moratoria previsional, porque no tenían los aportes. Y seguís soñando con ampliarle la edad jubilatoria.

Evita decía que los tipos como vos, pertenecen a la raza maldita de los explotadores. Pretendes garantizarles fortunas a los poderosos del mundo, producidas con el sacrificio y la propia vida de los trabajadores argentinos, a cambio de salarios de miseria y condiciones de explotación que retrotraigan las relaciones de trabajo a la era colonial.

En el horizonte de tus aciertos sólo se observa miseria. En tu agenda económica, hay mas desocupados, menos guita en el bolsillo de los humildes, menos salud y educación pública.

Le estás ofreciendo a nuestro pueblo las postales de un futuro horrible, idénticas a aquel infierno que creímos sepultado tras doce años de conquistas populares, que no alcanzaron, pero permitieron reparar sueños y esperanzas que aún siguen intactos. No te confundas, nuestro pueblo no es un perro para que lo corran con un diario.

En el horizonte de tus aciertos sólo se observa miseria. En tu agenda económica, hay mas desocupados, menos guita en el bolsillo de los humildes, menos salud y educación pública.

Tu gobierno es una basura. Tu política es un crimen. Vas a terminar rodeado entre vallas, protegido solo por las corporaciones a las que le cediste los ministerios. Vas a terminar este gobierno con las manos manchadas de sangre, porque no cierra un ajuste tan brutal sin represión.

Vas a terminar arrastrando en tu conciencia miles y miles de pibas y pibes que se nos mueren por causas evitables a consecuencia de la miseria planificada que le estás ofreciendo como destino a nuestra Patria. No a la tuya, a la que los miserables como vos, consideran que le sobran provincias y gente.

No te vamos a nombrar, porque para colmo sos mufa. En la descripción más simpática, sos un cheto que balbucea las calamidades que padecen millones. Sos el patrón ortiva que llegó para verduguear a los trabajadores. Sos el vendepatria que llegó para entregar nuestras riquezas a las potencias. ¿Viste que la miseria es culpa de los hombres miserables? Vos sos eso, sos el miserable que nos gobierna.

Presidente, feliz día nacional de la mentira. 

Feliz día nacional de la mentira, sorete.


                                                              Colectivo de Medios Oveja Negra 

Compartir esta nota en