Oveja Negra

LAS EXCUSAS DEL RELATO NEOLIBERAL


31 de agosto de 2016

Oveja Negra

Click en la foto para ampliar

Los planes de ajuste se sostienen con mentira, persecución y represión política. Así lleguen a la Casa de Gobierno después de bombardear la Plaza de Mayo, de destituir un gobierno democrático por las armas o, ahora también lo comprobamos, por la vía de la mentira sostenida hasta ganar una elección.

Los yanquis andan saqueando la mitad del globo terráqueo y cualquier pueblo que le ofrezca resistencia, anda recibiendo el estigma de ser considerado terrorista. No importa cuán vulgar, caricaturesca o rebuscada sea la estigmatización, de tanto mentir algo queda decía Goebbels. Y estos aprendieron de modo formidable. Tanto queda que si ves un musulmán con un bolso, fijate algún gil sale corriendo.

Los cínicos que le escriben el libreto al marmota de Mauricio Macri, andan peregrinando sobre algunas ideas fuertes que apuntan en ese sentido.

Tres grandes pilares sostienen el relato neoliberal. El primero nos enseña que los argentinos no somos conscientes de la riqueza que tenemos, que no sabemos administrarla y para peor, somos tan mezquinos que no se la ofrecemos generosamente al mundo.

Tres grandes pilares sostienen el relato neoliberal. 

Sobre esa idea andan extranjerizando cada uno de los recursos estratégicos de nuestra Patria. Suprimieron la exploración y explotación de YPF para volver al ciclo de importación de energía. Ampliaron los horizontes de explotación minera a manos de las corporaciones multinacionales eliminando las retenciones del sector. Extendieron la frontera de la extranjerización de la tierra modificando por decreto una ley nacional. Saquean los recursos acuíferos ampliando la concesión de nuestros Esteros del Iberá. Le ceden la explotación aeroespacial ofreciendo los ARSAT a las cadenas privadas yanquis y empresas informáticas del sector.

La segunda máxima neoliberal apunta a sostener que los trabajadores, son una manga de aprovechadores que se valen de sus derechos para ponerle palos en la rueda al enriquecimiento de los dueños de todo. Lo venimos sosteniendo… la cultura del patrón ortiva.

El objetivo del Gobierno de Macri es planchar los salarios con la excusa de que ahuyentan las inversiones, generan inflación y desalientan el trabajo formal. Pretenden avanzar en flexibilizar de hecho las condiciones laborales, incrementando los índices de desocupación. Y si les da la nafta, convalidar la flexibilización en ley para garantizar la seguridad jurídica, ¿viste? Todo esto previo estigmatización de la organización obrera, identificando en algunos mercenarios el estigma de su dirigencia.

La tercera arista del relato apunta a cerrar el ciclo de saqueo y ajuste con represión. Es aquél que tiene el objetivo de identificar como violento, golpista o subversivo a todo el que decida ofrecerle resistencia a este modelo de saqueo de nuestras riquezas y ajuste sobre el bolsillo de los trabajadores. Los chetos nacen con alma de botón, porque sólo así pueden defender sus privilegios.

Ahí anda Mauricio Macri y su ballet dando lástima con denuncias de amenazas, construyendo el eterno estigma sobre la protesta popular, reprimiendo jubilados que reclaman sus derechos, asociando cualquier expresión de lucha popular frente al ajuste como un brote de intolerancia kirchnerista.

Durante años machacaron hasta el hartazgo con la idea de una grieta que partía en dos la sociedad, peregrinaron esa mitología desde un relato violento y estigmatizante, fomentando el odio hacia un gobierno popular. Lo trabajaron desde la cadena privada de corporaciones mediáticas hasta instalarlo como emblema de un tiempo. Desde la oposición agrandaron su porción de tierra tras la grieta para incorporar a sectores sociales que legitimaran sus pretensiones de privilegios.

Hoy desde el Gobierno, agigantan la grieta a fuerza de fomentar el odio. La diferencia es que están empujando a los sectores que sumaron en campaña al abismo más absoluto. Como es patológico en los garcas que hoy gobiernan, intentan vaciar de pueblo las tierras bajo su dominio.

La moral de bragueta baja de un gobierno plagado de cínicos, vagos e hipócritas que argumentaban que las rutas cortadas para defender los privilegios de cuatro empresas agroexportadoras y la sociedad rural, era el campo y que ese campo éramos todos. Hoy, si cortas una ruta sos un mantenido por el peronismo que amenaza la democracia.

No importa si votaste a Macri: si salís a la calle contra el Tarifazo sos uno más que fomenta el odio. Ellos te empujan. El desafío es que abramos las puertas del Movimiento Nacional para recuperar el sentido de mayorías y no que la cerremos por miedo a que arrebaten el protagonismo de unos pocos (como también es patológico de este lado de la grieta).

No importa si votaste a Macri: si salís a la calle contra el Tarifazo sos uno más que fomenta el odio. 

Ahí andaremos estos días intentando aportar un grano de arena en construir unidad donde es posible construirla, en la calle, dando pelea. Intentando articular popularmente el conjunto de demandas sectoriales surgidas en éstos nueve meses de neoliberalismo. Con esa mirada se construyó la enorme Marcha Federal que rebalsará la plaza éste viernes, que surcará la Patria desde mañana mismo. Un pueblo movilizado para frenar el ajuste. Porque un Pueblo sin miedo, es la pesadilla de los cobardes.


                                              Colectivo de Medios Oveja Negra

 

 

Compartir esta nota en