Oveja Negra

LA MOVILIZACIÓN POPULAR Y LA CALLE, SON LA CANCHA DONDE SE JUEGA EL PARTIDO


18 de diciembre de 2017

Oveja Negra

Click en la foto para ampliar

Las victorias populares, aunque temporales, demuestran la concreción de certezas que se construyen en el camino de enfrentar a un gobierno gorila y canalla. En la medida en que vamos comprendiendo y asimilando la fuerza colectiva que es capaz de gestarse en las calles, es que podemos ir construyendo esas victorias.

Las victorias populares, aunque temporales, demuestran la concreción de certezas que se construyen en el camino de enfrentar a un gobierno gorila y canalla.

El primer ejemplo que tenemos que detenernos a abordar, y que se vivió esta última semana, fue el grito de libertad a las presas y presos políticos que dimos las mujeres en Jujuy, los días 8 y 9 de diciembre pasados. Como te venimos contando semana a semana, y como resultado de los enormes esfuerzos puestos por cada una en esta gesta histórica, miles de mujeres, lesbianas, trans y travestis, provenientes de todo el país, nos congregamos en la provincia de Jujuy, territorio manejado al antojo feudal de sus terratenientes, representados por su clase política, y amparados bajo la inmunidad que les provee la corporación judicial.

En ese escenario tan hostil, organizamos una multitudinaria marcha por las calles de la capital, en la cual si bien se destacó la lucha contra la persecución política que lleva adelante el gobierno de Macri, también se hicieron presentes las consignas que levanta en su voz Milagro Sala y sus compañeras tupaqueras, cada vez que pueden hacerse oír desde las mazmorras de su encierro injusto, ilegal y estéril, si el objetivo es silenciarnos y aquietarnos: la lucha contra el ajuste brutal al bolsillo de las trabajadoras y los trabajadores, contra la represión que intenta sofocar las manifestaciones de repudio, la violencia ejercida contra los pueblos originarios, y la pérdida paulatina de los principios que hacen al estado de derecho.

Y así como cada medida de ajuste afecta principalmente a los sectores más relegados por las decisiones políticas de quienes detentan el poder, las mujeres, los cuerpos feminizados y las sexualidades disidentes, cargan con una mayor vulnerabilidad criminalizadora y persecutoria. Es por eso que de los detenidos y perseguidos por el gobierno de Jujuy, son en su mayoría mujeres, sin soslayar el ejemplo de Milagro, atacada especialmente por un poder patriarcal que no es capaz de tolerar que una mujer de marcados rasgos indígenas, haya sido la punta de lanza de una organización que elevó el piso de dignidad al que quieren acostumbrar a los más humildes, creando trabajo, educación y acceso a la cultura, el arte y el esparcimiento para los históricamente olvidados. Y olvidadas.

Es por eso que la frutilla del postre de esta epopeya militante, se la tuvo que comer Gerardo Morales, primero cuando plantamos bandera frente al Penal de Gorriti, para darle nuestro abrazo simbólico a los presos políticos, y, finalmente, cuando instalamos la asamblea a micrófono abierto frente al Penal de Alto Comedero, de cara a las rejas que cercan el patio donde salieron a saludarnos esas mujeres, presas por luchar por la dignidad de su pueblo. Allí, todas les dejamos nuestro mensaje de lucha, de esperanza, pero no como una fe ciega cargada por lo emotivo de un hecho tan sororo, sino como un símbolo de la real convicción que nos genera el saber que estos aciertos serán construidos con una mayor organización de todas y todos los que pudimos comprender la importancia de aunar nuestros esfuerzos por una causa común.

En cumplimiento parcial (o mejor dicho, en claro incumplimiento) de lo ordenado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, hace unas horas, el juez Pablo Pullen Llermanos dispuso que la dirigente cumpla arresto domiciliario, pero no en su casa, si no, en sus propias palabras, trasladándola de una cárcel a otra, usando nuevamente las instalaciones de lo que iba a ser un centro de rehabilitación para gente con adicciones.

Conseguimos que otra vez por las calles de Jujuy, se oigan los pasos de quienes más han sido golpeadas y marginadas por este sistema político y económico que excluye seres humanos y concentra riquezas, en cada vez menos manos.

Por supuesto que esta medida, otorgada a regañadientes, está lejos de cumplir con nuestro reclamo por la libertad de todas las presas y presos políticos, es decir, sin condena con causas armadas en escases absoluta de pruebas fehacientes que den cuenta de la comisión de delito alguno. Pero la victoria que logramos construir, se manifiesta en otro plano: logramos que esas voces que intentan vanamente silenciar, resuenen con más eco que nunca antes.

Conseguimos que otra vez por las calles de Jujuy, se oigan los pasos de quienes más han sido golpeadas y marginadas por este sistema político y económico que excluye seres humanos y concentra riquezas, en cada vez menos manos. La bandera del feminismo, sostenida por las militantes organizadas, y también por aquellas que recién están empezando a acercarse a distintas formas de organización popular, se plantó frente a las cárceles que no pueden contener nuestros ideales, ni nuestra férrea voluntad de dar batalla a los que nos empobrecen, nos persiguen, nos encierran, y nos matan.

La masiva movilización de los trabajadores y trabajadoras, de nuestros viejos, de los movimientos populares y las organizaciones sociales, lograron torcerle el brazo a la decisión criminal de meterle la mano en el bolsillo a nuestros jubilados y los que perciben la AUH

La masiva movilización de los trabajadores y trabajadoras, de nuestros viejos, de los movimientos populares y las organizaciones sociales, lograron torcerle el brazo a la decisión criminal de meterle la mano en el bolsillo a nuestros jubilados y los que perciben la Asignación Universal por Hijo, los más débiles, los más desprotegidos… Los que hace dos años padecen las políticas miserables de este gobierno.

El día miércoles las fuerzas de seguridad impidieron que organizaciones sociales acamparan en la plaza congreso luego de una multitudinaria marcha contra las reformas del macrismo. Los amplios sectores que dan batalla contra la miseria planificada, convocaban a movilizarse el día jueves ente el adelanto de la sesión de diputados. Dos movimientos tácticos desplego el gobierno para desmovilizar y controlar la zona sin inconvenientes: impidió el acampe y blindo el acceso al congreso con su militarización, ésta última, inédita desde la recuperación democrática.

Pero la demostración de conciencia de un pueblo que no está dispuesto a entregar derechos y conquistas, que no va a tolerar una transferencia de ingresos de los sectores populares al capital concentrado, para que los pobres sean cada día más pobres y los ricos, inmundamente más ricos. La reacción inmediata de los diputados y diputadas que estuvieron a la altura de los desafíos que la historia demanda, algunos incluso, poniéndole el cuerpo y siendo reprimidos, golpeo la agenda parlamentaria del gobierno nacional y construyo una victoria importantísima.

Todo lo que vino después, fueron respuestas de un gobierno que pareció por momentos desorientado en las acciones inmediatas: las fuerzas de seguridad montaban un show represivo contra grupúsculos que quedaba en la zona, y comenzaron a llover las operaciones de prensa. Que decreto sí, que decreto no… Finalmente la contención moral de la república blanca, Carrió, le puso un cierre al termómetro mediático y cuestiono a Patricia Bullrich por el despliegue de gendarmería. En cada editorial semanal venimos sosteniendo con mucho énfasis: la movilización popular y la calle son la cancha donde se juega el partido. El peronismo debe volver a representar el conflicto social y ser la expresión de los sectores que son expulsados por el proyecto de exclusión de la alianza cambiemos. El jueves se cristalizo un piso de certeza. El jueves, el gobierno sufrió una derrota de las interminables batallas que hay que presentarle. Profundicemos la organización, redoblemos los esfuerzos, seamos inteligentes, sigamos golpeando como nos enseñó el General Perón: donde duele, de la forma que más duele y cuando duele.


                                 Colectivo de Medios Oveja Negra

Compartir esta nota en