Oveja Negra

[ENTREVISTA] “Hemos sabido transformar el dolor en lucha”


24 de marzo de 2017

Oveja Negra

Click en la foto para ampliar

Estela nos recibe una tarde de verano para hablar sobre el panorama actual en materia de derechos humanos y la lucha que llevan adelante hace 40 años. Pese al calor, la sede de Abuelas de Plaza de mayo tiene una frescura distinta al clima de la ciudad. Preside una de las instituciones más emblemáticas de la democracia hace 28 años, y aunque reconoce estar cansada, dedica horas enteras a seguir buscando los nietos de sus compañeras. Muchos de los 121 encontrados, entre ellos su nieto Guido, reemplazan con energía varias de sus tareas. No duda en señalar el retroceso social que significan las políticas del gobierno de Mauricio Macri, afirma que nuestra democracia sigue siendo débil y que hay que llenar de energía a los jóvenes para alcanzar la unidad.


Por Agustina Victoriano y Matías Magnin

Aunque son públicas muchas de tus posturas, ¿Qué consideraciones haces del Gobierno de Mauricio Macri pasado ya un año de su arribo al poder?

Paso más de un año, pero antes de este año todos sabíamos qué tipo de política tenia este gobierno, todos teníamos la esperanza de que ganara la continuidad de las políticas en favor de los más humildes, del acercamiento a lo popular, a los más necesitados. Mauricio Macri fue jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y nunca tuvo un contacto con nosotras, nunca nos recibió. Incluso bajó del presupuesto un pequeño subsidio que nos daban. Dijo que éramos un curro. Todas estas cosas nos dan un panorama del camino que íbamos a transitar.

¿Por qué crees tuvo un primer apoyo de la gente?

El pueblo enojado votó, aunque muchos ya están arrepentidos. Y ganaron a fuerza de una campaña muy sutil, muy bien orientada por el consejero Durán Barba, con mentiras, porque hoy en día todo lo que se está haciendo es contrario a lo que se dijo en campaña. Quería bajar la pobreza y la aumentó, iba a generar trabajo y es un desastre la cantidad de despedidos que hay. Nosotras estamos preocupadas, la preocupación propia de ciudadanas que somos, si la plata no alcanza para comer y la gente tiene que empezar a revolver la basura como se está viendo. Cada vez hay más gente tirada en el suelo en bs as. Todo eso duele mucho. Ahora endurecen el discurso diciendo que van a condenar la protesta, y lo van a hacer bajo represión, lo cual es tremendo. Atemorizar a la gente con balas de gomas.

Hay una intención de algunos sectores de borrar de la historia ciertas páginas, que no les conviene que se estudie, ni que los jóvenes se sirvan de información.

¿Hay negacionismo en la nueva administración?

Creemos que hay una intención de algunos sectores de borrar de la historia ciertas páginas, que no les conviene que se estudie, ni que los jóvenes se sirvan de información y de postura personal. Los chicos de 11 años hoy tienen posturas personales, pero si no se las cuentan no las pueden desarrollar. Hay intención de cerrar espacios donde se forman los maestros, los educadores, es parte de una práctica política, si vos analizas han cambiado la terminología, el nombre de las cosas, ahora vienen con el “sinceramiento”, ¿Qué quiere decir? ¿Que había algo mentiroso, no sincero? Cuestionaron el número de desaparecidos. Muchos nuevos funcionarios dicen que los organismos de derechos humanos tienen que remozarse ¿pero que es remozar? ¿Quieren que modifiquemos nuestra lucha? Por nuestra historia y nuestra lucha nosotros no vamos a claudicar, si quieren crearse otros organismos de derechos humanos nos parece perfecto porque son muchos los temas que hay que atender, pero la lucha que llevamos adelante es una sola y no se remoza. Hay una subestimación. Nos quieren doblegar, dominar nuestras mentes, hacer creer que es bueno todo lo malo que está pasando, porque lo demás era un engaño, una ilusión que no merecíamos. Sin empleo agarras viaje, dominan a través del hambre al ser humano. Pero sabemos que el pueblo es el que manda, si nosotros no perdemos el ánimo, le damos a los jóvenes el empuje necesario para que cada vez sean más las cosas se van a transformar. El consejo que doy es que en todo aquello que coincidimos unir nuestras manos. 

En relación a esas fuerzas contrarias ¿Cómo ves la justicia argentina actualmente?

Sabemos que la justicia está condicionada por acciones de gobierno, para muchas cosas no sabemos dónde está la Corte Suprema de Justicia, mientras el ministro de Justicia y Derechos Humanos dice que Milagro Sala tiene que demostrar que es inocente y nos preguntamos ¿Cómo? ¿Dónde está el principio que dice lo contrario? Aquel que toda persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario. Los estudiantes de derecho deben estar mareados. En el caso Milagro Sala nosotros tenemos la esperanza de que la visita de la CIDH ratifique lo que vienen diciendo, que es una presa política, y que ordene liberarla.

¿Y los juicios?

Hay una lentitud intencionada con respecto a los juicios y a veces los magistrados nos argumentan que son pocos, que tienen mucha tarea, nosotros hemos pedido que se nombren jueces para cubrir estas tareas, creemos que son excusas. En La Plata el juez Carlos Rozanski tuvo que renunciar para proteger su familia por amenazas, cuando se empieza a juzgar a ciertos personajes siniestros como Miguel Etchecolatz, o a civiles cómplices, ahí empieza la cosa de que no se los quieren tocar. Los civiles son poderosos económicamente, todos los que dicen que no hay que juzgar es porque tienen miedo de rendir algo en la justicia de lo que han hecho.

Las Abuelas siguen siendo una guía para muchas generaciones ¿Cómo ven el rol que ocupan?

Nosotras cumplimos 40 años, las madres cumplen en abril y nosotras en octubre, es un milagro de amor, tenemos los nietos para el reemplazo y nos ayudan muchísimo. La verdad es que hemos sabido transformar el dolor en lucha, lo cual ha impedido que muramos, que perdamos ánimo, una lucha de amor y en paz, una paz activa no una paz de los cementerios. Hemos recorrido el mundo entero generando consciencia, y hemos encontrado 121 nietos, es una alegría enorme, faltan casi 400.

Las abuelas somos una gran familia, toda vez que podemos nos reunimos para brinda por un nieto nuevo, por algún nacimiento, festejar las fechas patrias y religiosas, tenemos una casa de alegría. Hay que sonreír.

Tanta lucha con un balance positivo

Si, el balance es muy positivo, el de haber hecho mucho, si uno no sabe lo que va a hacer va aprendiendo. Nosotros hubiésemos querido que esto no existiese. Cuando te tocan un hijo sale una leona y la familia toda. Los militares no lo sabían si no nos hubiesen hecho desaparecer, para los represores éramos las locas de plaza de mayo. Quisiera volver para atrás y tener la familia completa, estar en mi casa haciendo cosas para los 14 nietos que tengo y 5 bisnietos, y para mi marido también. Pero si me preguntan que hubiese hecho en el momento que me pasó lo que me pasó, haría lo mismo. Ahí no se mide el miedo, salís. En el año 2014 encontramos a Guido, esas alegrías hay que disfrutarlas. Las abuelas somos una gran familia, toda vez que podemos nos reunimos para brinda por un nieto nuevo, por algún nacimiento, festejar las fechas patrias y religiosas, tenemos una casa de alegría. Hay que sonreír.

 

Compartir esta nota en