Oveja Negra

EL ENEMIGO REAL DE LOS PODEROSOS ES EL PUEBLO MOVILIZADO


03 de diciembre de 2017

Oveja Negra

Click en la foto para ampliar

La represión violenta, como una de las herramientas principales del gobierno que posibilita el ajuste económico, causó una nueva muerte. Otra vez un pibe joven, laburante, solidario, idealista, como narró el testimonio de quienes compartieron con Rafael Nahuel un tramo de su vida, fue asesinado por la brutalidad de un Estado que, al día de hoy, ostenta impunidad absoluta por estos crímenes.   

Rafael Nahuel fue asesinado a sus 22 años en la Lof Lafken Winkul Mapu, durante un operativo de la Prefectura, el mismo día que tuvo lugar el velatorio de Santiago Maldonado, cuya vida le fue arrebatada a manos de la represión de Gendarmería, hace ya cuatro meses, en la Pu Lof en Resistencia de Cushamen.

Ante la difamación constante y la construcción de relatos justificativos de atrocidades a la que nos tienen acostumbrados, resulta imprescindible poder colar un rastro de realidad, que nos recuerde que las balas de los poderosos, esta semana, se llevaron a un pibe más.

Las caracterizaciones sobre el joven Rafael a las que hacemos referencia en esta editorial, son las que recorrieron redes sociales y algunos medios de difusión populares, expresadas por quienes lo conocieron estrechamente. No son una idealización abstracta ni un ensalzamiento fantasioso. Expresan, en cambio, una representación realista, destinada a combatir la demonización obstinada que llevan adelante los voceros mediáticos de la ceocracia represiva. Porque ante la difamación constante y la construcción de relatos justificativos de atrocidades a la que nos tienen acostumbrados, resulta imprescindible poder colar un rastro de realidad, que nos recuerde que las balas de los poderosos, esta semana, se llevaron a un pibe más. Aunque intenten disfrazar la conducta de las fuerzas de seguridad, de la Ministra de Seguridad que da las órdenes, del Ministro de Justicia, que da las conferencias justificando cualquier atrocidad como si hablase de un Estado en situación de legítima defensa ante un ataque desmedido y desproporcional.  

Los reclamos de la comunidad mapuche pasaron de ser desoídos sistemáticamente, a estar en boca de gran parte de la comunidad. En una Argentina concebida a imagen y semejanza de la cultura colonizadora, esta comunidad que era vista como una especie en extinción se transforma ahora, en los titulares de los diarios y las placas televisivas, en una amenaza inminente contra los presuntos intereses nacionales y el sostenimiento de una soberanía que, en los hechos, es vendida al mejor postor en cada acto de gobierno sin perder nunca el rasgo caricaturesco que pretender arrebatarles toda humanidad, en pos de naturalizar el tratamiento antidemocrático con que las autoridades decidieron abordar esta problemática.  

Pero mientras buscan desesperadamente crear un enemigo con el cual justificar su guerra contra el pueblo, más se reafirma la idea de que la única amenaza contra la democracia argentina hoy en día son las políticas de quienes nos gobiernan. La historia de “Rafita”, es la historia de muchos y de muchas jóvenes criados en un contexto de fuerte desigualdad social y económica, que buscan la forma de organizarse y levantar su voz colectiva ante tantas injusticias. El enemigo real de los poderosos, contra quienes dirigen sus balas de fuego, somos las mujeres y los hombres que nos movilizamos para construir una patria más igualitaria, más inclusiva y justa. Y es contra todos nosotros que disparan cada tiro de la represión.

Mientras buscan desesperadamente crear un enemigo con el cual justificar su guerra contra el pueblo, más se reafirma la idea de que la única amenaza contra la democracia argentina hoy en día son las políticas de quienes nos gobiernan.

Pero el pueblo argentino no se caracteriza por su mansedumbre, sino por las batallas dadas en cada etapa histórica donde vio amedrentados sus valores, violentadas las libertades colectivas, cercenados sus derechos y expulsados a la pobreza y la miseria. Testimonio de esto es la masiva y multitudinaria marcha de las y los trabajadores en contra del ajuste que lleva adelante el gobierno nacional, con el objetivo firme de retrotraer las condiciones de vida a 1930, donde no existían derechos laborales, representaciones sindicales fuertes y el 50 % de los compatriotas vivía en condiciones miserables, (hacinados, enfermos, explotados y oprimidos). Esta demostración de fuerza, del sector más dinámico de la representación sindical, debe ser el piso sobre el cual comience a discutirse un programa de lucha con los movimientos populares, los estudiantes, jubilados, pensionados, pequeños y medianos empresarios, comerciantes, en definitiva, con todos aquellos sectores que son afectados por las políticas neoliberales y la restauración conservadora.

Esta demostración de fuerza, del sector más dinámico de la representación sindical, debe ser el piso sobre el cual comience a discutirse un programa de lucha con todos aquellos sectores que son afectados por las políticas neoliberales y la restauración conservadora.

Cristina Fernández de Kirchner asumió la representación parlamentaria de más de tres millones de voluntades y se erige como la polarización real a las políticas de saqueo. El peronismo parlamentario se debate a los codazos en una puja superestructural vacía, sin representación real. Obsoleta para los tiempos que se abren, donde hay más información en los nervios de un pueblo dispuesto a resistir el atropello gorila, que en el juego de la construcción de una alternativa pulcra y republicana de la oposición responsable. El conflicto social será el que marque, como termómetro de este tiempo histórico, los ánimos populares y la intensidad de la resistencia a la pérdida del laburo, del poder adquisitivo, de los derechos adquiridos. Ahí debemos construir la unidad necesaria. En la calle, junto a los humildes, los postergados, los excluidos, la clase trabajadora. Hay olor a bronca y el guiso se espesa al calor de los que no estamos dispuestos a claudicar.                     


                                     Colectivo de Medios Oveja Negra

Compartir esta nota en