Oveja Negra

CÓMO PODEMOS ENTENDER EL EGOÍSMO DEL MACRISMO DESDE LA CONCEPCIÓN NEOLIBERAL.


11 de diciembre de 2017

Oveja Negra

Click en la foto para ampliar

Mgter. Ariel Miño*


El significado que se da a la palabra "egoísmo" en el lenguaje popular no es meramente erróneo: representa una devastadora tergiversación intelectual, que es responsable, más que cualquier otro factor, de la paralización del desarrollo moral de la humanidad. En el uso popular, la palabra "egoísmo" es sinónimo de maldad; la imagen que evoca es la de un bruto sanguinario capaz de pisotear un sin número de cadáveres para lograr sus fines, que no se preocupa por ningún ser viviente y que sólo persigue la satisfacción de caprichos súbitos e insensatos.

Por un lado, traemos a mención a la a autora, Ayn Rand, nacida en Rusia pero nacionalizada estadounidense, autora de libros como “El capitalismo, un ideal ignorado” y “Glorificando al Egoísmo”. En estas obras, se dedica con mucho esmero a el individualismo y el capitalismo laissez faire sosteniendo que “el comportamiento de los individuos en el sistema político es similar al de los agentes en el mercado, que siempre tienden a maximizar su utilidad o beneficio y a reducir los costos o riesgos”, es decir que la naturaleza humana, desde siempre y para siempre, apunta a la competencia y no a la colaboración, al individualismo más exasperado y que sólo un demente puede formular proyectos altruistas, colectivos, obras de bien común, difundir la fraternidad y otras que considera pavadas y contrarias al ser humano. Aludiendo al capitalismo que es el único sistema que reconociendo la naturaleza "racional" del ser humano, y, por tanto, la "libertad" como exigencia de ésta, se fundamenta en la relación existente entre la inteligencia, la libertad y la supervivencia del hombre. Sólo en la sociedad capitalista los hombres gozan de libertad para pensar, disentir y crear.

La otra mención es recordarlo a profesor de la Universidad de Chicago Milton Friedman elocuente en sus recetas económicas dentro del marco de una cultura que exalta la libertad individual, desasida de todo compromiso social. La idea de libertad de traduce a un capitalismo denominado “laissez faire” que proponía la resolución de problemas económicos sociales dentro de las ecuaciones de su mercado perfecto, en el cual los hombres virtuosos convivían en el ejercicio de sus libertades. Cabe recordar que en la década del ’70 Milton Friedman visitó la República de Chile, dirigida en ese momento de facto por Pinochet. Allí revalorizó el predicamento económico liberal, exaltando las virtudes del neoliberalismo, revitalizando el laissez faire. Puntualmente su enfoque y asesoramiento estaba virtuosamente dirigida a la libre administración de los factores productivos llevados a la práctica en el campo social demostraron su imposibilidad para dar respuesta a las necesidades surgidas en los ámbitos nacionales, acompañados de un vaciamiento de las arcas nacionales y un debilitamiento de la soberanía político-económica en pos del plan estadounidense. La injerencia de Friedman en los pueblos latinoamericanos fue llevarlos a la sumisión de las miserias, con un Estado acéfalo y demonizado creando un descreimiento ante cualquier ámbito de la vida social, pero existía un Estado que se plagó de tecnócratas que se ocultaban del eficientísimo y las lógicas mercantiles con las decisiones  “independientes” del Estado, claramente que se logró vaciarlo de contenido y sentido social.  

El correlato del Gobierno de la Alianza Cambiemos (PRO) incursiono en el sentido que la Argentina durante los 12 años (2003 al 2015) fue víctima de los peores males que una Nación, traduciéndolo simplemente a caer en el POPULISMO. El análisis que hacemos, teniendo en cuenta que el macrismo parten de una visión sesgada sobre la realidad social en la que se vive, podemos mencionar políticas económicas que resultan antipopulares ya que se vulneran derechos sociales en referencia a: caída del empleo, industria, consumo, crecimiento de desempleo, endeudamiento, importaciones, pérdida de valor adquisitivo, entre otros. En sintonía al pensamiento “amarillo liberal” donde sintetizan fervientemente los términos de (individualismo y laissez faire) traducido a llevar conceptualmente a que todo beneficio es por el solo mero meritocratico de cada uno de los individuos en virtud a la libertad que predomina en una economía. En este contexto, claramente “ola amarilla” adopto por implementar medidas económicas antipopulares reflejadas en políticas de ajuste que incide en: aumento de tarifas en los servicios públicos, quita de subsidios, y el aumento de los precios por la adecuación a los internacionales, pero en contraparte hubo políticas que beneficiaron a los grandes grupos concentrados de la economía Argentina. Claramente estos conceptos dejan ver que para el Macrismo un modelo de país se refleja por la concepción capitalista que es el único sistema orientado hacia la vida de un ser racional y es el único sistema político-económico que prevé el crecimiento y el desarrollo del sistema productivo del país.

Pero debemos pensar y replantearnos la pregunta ¿Un gobierno popular es tan malo como lo estigmatizan? Claramente podemos tener diferentes respuestas, pero convergemos que un gobierno popular es aquel que tiene como meta mejorar el bienestar a través de políticas públicas al mayor número de habitantes. En esta sintonía conceptual, no cabe duda que el gobierno emergido aquel 25 de mayo del 2003 hasta el 2015, trajo una transformación política-económica y social en la Argentina, a partir de implementación de políticas económicas que posibilitaron la redistribución del ingreso a los sectores trabajadores y sociales mejorando las condiciones de vida contextualizada en modificar el modelo de la lógica capitalista transnacional. Se puede tener empatía por un gobierno popular, pero a pesar de muchos matices que se puede tener a la hora de implementar políticas económicas donde predomino una ampliación de derechos hacia la sociedad y donde el Estado se encargó de regular las relaciones entre el capital y el trabajo, estableciendo mecanismos que respondían a los intereses de los sectores más vulnerables de la sociedad. A su vez, el papel del Estado en la economía fue el de reasignar los recursos para la producción y canalizarlos como aspecto clave de un nuevo modelo económico con inclusión social, interviniendo a través de ciertas políticas económicas distributivas incentivando al desarrollo industrial, interviniendo en controles de precios y cumpliendo un rol de mediador en las relaciones entre capital y trabajo contribuyendo al crecimiento de la organización de los sectores populares.


*Docente e Investigador UNAJ. Fundación Generación del Sur.

Compartir esta nota en