Oveja Negra

Absolvieron a los delegados de Perfil


03 de noviembre de 2017

Oveja Negra

Leo Mirvois
Click en la foto para ampliar

El pasado jueves 2 de noviembre, tras cuatro días de audiencia oral y pública, absolvieron a los seis delegados de perfil acusados de atacar la libertad de prensa, por haber realizado una protesta en defensa de sus derecho laborales, vulnerados mediante despidos, falta de pago de salarios y afectación de las garantías sindicales.

El conflicto

En el mes de Diciembre de 2013, en el marco de un conflicto gremial entre la Editarial Perfil y sus trabajadores nacido tras la decisión de Jorge Fontevecchia de realizar 13 despidos el mismo día en que se desarrollaba la elección democrática de la comisión gremial interna de la empresa, la patronal decidió imputar a cinco delegados gremiales y un activista integrante de la junta electoral, de haber atacado la libertad de prensa demorando la llegada a los quiscos del diario Perfil y de la revista Noticias, denunciandolos sigilosamente en orden al delito previsto en el art. 161 del Código Penal.

Desde hace cuatro años, y tras un largo trajín judicial, los días 30 y 31 de Octubre, y el día 1ero de Noviembre, el Juez Walter Candela, a cargo del Juzgado en lo Criminal y Correccional Nº 61 decidió llevar adelante el juicio oral y público contra los seis delegados de Perfil, entre quienes se encuentra el compañero del Colectivo de Medios Oveja Negra, Marcelo “Chochi” Iglesias.

La decisión de Jorge Fontevecchia de llevar adelante una denuncia penal contra los delegados del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Si.Pre.B.A.) constituye un ataque decidido contra el derecho de organización gremial y la libertade de expresión de sus trabajadores, utilizando como ariete al Poder Judicial para materializar una persecusión gremial con el fin de desarticular la organización de los trabajadores en la empresa.

Hace cuatro años ya que pesa una denuncia penal sobre la espalda de los trabajadores, hace cuatro años que Jorge Fontevecchia pretende condicionar de éste modo la acción gremial de sus trabajadores, hace cuatro años que los delegados de Perfil son perseguidos judicialmente.

En nuestra Patria vuelve a sembrarse una oscura noche sobre el destino de sus trabajadoras y trabajadores. La ofensiva neoliberal y su programa de miseria planificada no cierra sin reconstrucción de un brutal pensamiento único que legitime los intereses de un puñado de grupos económicos, y sin persecusión y represión a la organización popular.

Perfil es un alumno abnegado de los grupos económicos que controlan el mapa de la comunicación en la Argentina. Su denuncia no pretende defender la libertad de prensa, si no, la posibilidad de desmantelar la organización gremial capaz de poner un freno a la flexibilización de las condiciones de trabajo en su empresa.

Tras el fallo a favor de los delegados de Perfil, como colectivo de medios, celebramos la victoria de la organización gremial por sobre los privilegios empresariales que aún persiguen e intentaron condenar judicialmente a quienes alzan su voz en defensa de los trabajadores y las trabajadoras. Hay una cosa que está clara: la militancia no se condena.

Compartir esta nota en